7. Etapa: Países Bálticos y Polonia

IMG-20150810-WA0000

La gente en los Bálticos siempre ha sido muy acogedora. Por lo general, la cultura del este europeo es así, y esta vez he tenido la oportunidad de corroborarlo.

Crucé de Helsinki a Talin en el ferry, cómodo, rápido. Una maravilla. Y allí, al lado de Tallin me esperaban Oleg e Irene, una pareja Estonio/Rusa que hicieron un gran papel en cuanto a corroborar la idea de la hspitalidad de estas dos naciones. A pesar de acabarse de mudar hacia unos pocos meses allí desde Rusia, y a pesar de estar embarazada de 7 meses, me recibieron en su casa, me mostraron algunos lugares interesantes de los alrededores de Tallin (el centor no llegué a verlo por muy bonito que me han dicho que es) y me sentaron a su mesa con unas estupendas comidas preparadas por Oleg, el chef de la casa.

Tras esos dos tranquilos días allí, fui a Elva, cerca de Tartu, en el sur de Estonia, allí, Siivi y Alar y sus dos maravillosas hijas me esperaban con los brazos abiertos. Solo unos 200 kms de rectas y llanura separan una ciudad de la otra, pero tarde al rededor de 6 horas. No me fiaba de los neumáticos completamente caducados y gastados que estaban ya más para haber cambiado más que para otra cosa. Me adelantaban hasta los caracoles. Que no sirva de precedente, la siguiente vez, nada de neumáticos caducados.

Siivi es una encantadora mujer que habla perfectamente castellano, aventurera y amante de la vida, con la que compartí largas conversaciones sobre viajes. Alar, motero, a pesar de estar sin moto ahora mismo, me ayudó a buscar unas cubiertas nuevas en la ciudad y, a pesar de tener que dejar de almorzar en la hora de descanso que que tenía, estuvo dando vueltas con el coche y conmigo hasta que encontramos las ruedas en un sitio y donde las montasen en otro. Con el también tuve oportunidad de hablar bastante sobre viajes y, creo, que al final alguna semilla dejé plantada allí… creo que a esta gente les espera algún gran viaje del que espero tener conocimiento.

Ellos me enseñaron los alrededores de Elva, me llevaron a darme un baño en el lago y organizaron un picnic para mi. Que gran familia, incluso las pequeñas tienen un gran espíritu couchsurfer.

IMG-20150810-WA0000 IMG-20150812-WA0001

Tras Estonia, en un largo viaje por las carreteras en construcción de Letonia y Lituania. Con paradas por tráfico alterno, socabones, desvíos, etc. Pero, llegué a Kaunas, allí me esperaba Viktorija, una couchsurfer que se definía a si misma como una persona introvertida. Pero a mi no me lo pareció en absoluto. Lo más curioso de esta ciudad, en la que ya había estado, es que tras leer la referencia que me ha puesto, y las demás que me han ido poniendo este verano, empiezo a pensar que saco lo mejor de cada persona que voy conociendo y, quieras que no, es una muy gratificante sensación.

Y siguiendo por las igualmente no-divertidas y monótonas carreteras, llego a Varsovia, donde me espera una preciosa polaca con una vida envidiable. Eso sí, para tener una vida como la suya hay que empezar por hacer grandes sacrificios: salir de la zona de confort. Luego ya crearemos otra, pero diferente, que se salga de la linea establecida, que nos permita vivir 9 meses al año en las Malvinas, 2,5 meses haciendo alpinismo en el Himalaya, los alpes, etc, y 15 días en la madre patria. Mientras viajas conoces a gente increible, Joanna era una de esas personas.

IMG_0790

Con ella me quedé un par de días, y luego un día más con Gosia, otra couchsurfer, muy simpática por cierto, y con la qu epasé un día estupendo. Además tuve la oportunidad de conocer a Mikel un expatriado Bilbaino, que trabaja en Sener y al que Gosia (la polaca pequeñaja que me suele acompañar de viaje otros años) le dio clases de polaco antes de venirse. Un gran tipo, pasé una gran día con ellos… Pero no hay dos sin tres, dicen en Bilbao. Así que a la tarde ns juntamos con Gorka Fayos, otro Bilbaino para completar el trio calavera de Bilbainos. De no ser porque mi abuelo Luis Comunión, de Briones, decidió morirse esta tarde 15 de agosto del 2015, hubiese sido una tarde perfecta. Descansa aitite, ya te habrás juntado en la muerte con tu pequeña “fefa” que tanto añorabas.

Y de allí, a Krynica Zdroj, un año más,a  visitar a mi familia polaca, esta vez sin su hija que se ha ido a Colombia 4 meses, pero bueno, siempre es bueno volver a verles, son una familia tan simpática.

CAM00872

Y como estoy en la zona montañosa de Polonia, mañana, 19 de agosto, haré una ruta hasta República Checa, donde las checas rubias de culo frío me esperan. Por ellas, por las más bellas, por las de culo ancho y cuello estrecho, por ellas! ¿Por las mujeres? ¡No! ¡¡¡ por las botellas!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>